Posted by: Equipo Franquiciatunegocio Comments: 0 0 Post Date: 23 julio, 2020

“La mejor manera de obtener más talentos es mejorar los talentos que tenemos” -Edward Bickersteth:

En la actualidad captar nuevos colaboradores es un reto para varios sectores, para algunas marcas les es más fácil encontrar inversionistas que colaboradores, pero específicamente en el sector de las franquicias esto es muy diferente, principalmente en aquellas marcas de gran colocación mediática.

Hay diferentes variables que determinan el éxito de una franquicia, pero vamos a replantear algunas rápidamente.

¿Qué garantiza una franquicia de éxito?

-Expansión más rápida y segura.

-Economías de escala.

-Reforzamiento continuo de propuesta de valor.-Know-How ya definido y documentado.

Una franquicia que ya cuenta con clientes fidelizados y una tracción de marca, es capaz de atraerlos de manera inmediata solo por su reputación y Know How a cualquier nueva ubicación, es por lo que estos valores deben ser custodiados de manera precisa y robusta.

¡Cuidando a los colaboradores!

Pero esta frase se debe entender más allá de un tono paternalista o de ingenuas connotaciones de motivación ingenua; es responsabilidad compartida de franquiciatarios y franquiciantes aportar los contextos que nutran una cultura laboral sana y funcional, esto se traduce de manera indudable en rentabilidad de la unidad de negocio.

La pregunta ahora es ¿Cómo se logra?

Primeramente, mencionaremos que es realizar la mayor cantidad de acciones que favorezcan la credibilidad en la empresa, estas acciones se deben afrontar desde dos frentes:

En acordar el qué hacer (Lo que nuestros colaboradores realizarán) y en el otro eje la certeza en el cómo hacer las cosas (Las formas correctas para cumplir los estándares que la marca oferta). En función a la gráfica es fácil inferir que manteniendo altas ambas, todo lo que se requiere desempeñar se vuelve fácil de coordinar, ejecutar y medir, pero cuando estos frentes empiezan a menguar empezamos a transitar escenarios, que cumplir la promesa de valor empieza a complicarse, después el cumplimiento de los estándares es cada vez más complicado, para dar pie a volver todo más complejo, caro así como lento hasta llegar a un punto sin retorno que representa el caos operativo, una anarquía donde los colaboradores realizan los procesos a como coloquialmente se le dice, como dios les da a entender aquellas instrucciones que la organización no supo trasmitir.

En el otro extremo, el contar con un canal de comunicación positivo tanto como un departamento de Talento humano capaz, siempre mantendrá su enfoque en conseguir mantener a los colaboradores en una sensación de flujo, donde conocen lo que se espera de ellos así como las métricas que definen su correcto desempeño, las temporalidades de las mismas, pero primordialmente generar un ambiente donde se transpire que ellos tienen injerencia en su destino, poder sentir la sensación de estar mejorando en el día a día y esto al final les simboliza que pertenecen a algo más grande que ellos, algo relevante.

Conseguirlo depende de contar con despachos que más allá de generar bonitas presentaciones o diversos términos rimbombantes, sean gente que ha estado en las trincheras de hacer las cosas, de convertir una idea en un producto y ese producto en un negocio rentable.

Y cuál es tu opinión, me encantara conocerla en nuestras redes sociales.