Escrito por: franquicia comentarios: 0 0 Post Date: 29 octubre, 2019

A diario las empresas tienen una lista interminable de actividades que cumplir. Esto es normal en cualquier negocio que tenga una meta fija, lo cual es correcto mientras se busquen constantemente nuevos retos.

El estancamiento en la rutina es la realidad para muchas empresas, esto los deja fuera de un cúmulo de oportunidades y retos desaprovechados que en ocasiones ni si quiera son percibidos. Por ello, es importante descubrir si tu negocio se encuentra en su zona de confort y cuál será la estrategia para salir de ella.

El principal foco de atención que nos indica que una empresa se encuentra bajo este estado es la carencia de mentalidad de crecimiento, es decir; si la empresa se encuentra en un momento rutinario donde no se toman riesgos ni incentivos para lograr nuevas metas, además los colaboradores no muestran entusiasmo por los nuevos retos y siempre están pensando en que el siguiente día será igual al anterior. Esto es un claro ejemplo de que un negocio está sumergido en su zona de confort.

Ahora, lo importante es descubrir y actuar para saber cómo salir de dicho estado, para ello es recomendable tener un plan de acción. A decir verdad esto no resultará fácil, pero si te lo propones con trabajo constante y disciplina podrás lograrlo.

 

Para ello te recomendamos seguir los siguientes consejos:

 

  1. Ve paso a paso

El proceso lleva su tiempo, las cosas no cambiarán de la noche a la mañana. Comienza con pequeños cambios, hazles saber a tus empleados acerca del nuevo rumbo que quieres que tome la empresa, te darás cuenta que tal vez ellos tengan algunas ideas de lo que les gustaría lograr y los retos que les entusiasman.

  1. Cambia tu forma de pensar

Tu cerebro es el principal protagonista de los límites que te has puesto para no lograr nuevas metas.

Los obstáculos siempre estarán presentes ante cualquier decisión que tomes, lo interesante es que durante este proceso aprenderás nuevas cosas que te llevarán a otros lugares que enriquecerán tu camino,  así podrás tomar en cuenta lo aprendido y en el futuro tomarás mejores decisiones.

  1. Descubre nuevas habilidades de tus colaboradores

La rutina te ha llevado a realizar todas tus actividades sistemáticamente, sin pensar que tal vez alguno de tus empleados tiene cualidades para realizar otras tareas que enriquecerían tu negocio. Date el tiempo para platicar con ellos acerca de sus inquietudes e impulsa su crecimiento motivándolos constantemente.

  1. Fija nuevos retos para tu empresa

La parte más importante es tomar acciones para lograr llevar a la empresa a nuevos rumbos que favorezcan su crecimiento. Para ello es necesario tomar riesgos calculados y sustentados en una investigación de mercado, así como las posibilidades económicas y de crecimiento  que tiene la empresa para ser congruentes con los límites que se tienen como negocio.

Buscar nuevos retos es ir más allá de lo que se ha llegado en el pasado, es buscar nuevas oportunidades que realmente reten a la empresa y las personas que la conformen a lograr nuevos objetivos que los mantengan entusiasmados, llevándolos por el camino del crecimiento tanto profesional como personal.

La clave está en volver un hábito el aprender algo nuevo diariamente y aplicarlo constantemente.