Posted by: Equipo Franquiciatunegocio Comments: 0 0 Post Date: 3 abril, 2020

“Un virus es un trozo de ácido nucleico rodeado de malas noticias.”

-Peter Brian Medawar

Estamos en medio de un combate de 3 diferentes frentes, el virus mismo, la situación económica y las emociones que produce.

Los estados de ánimo negativos se propagan más rápido o son más contagiosos que los virus e incluso pueden ser más dañinos. Ya que llevan a una cadena toxica de emociones, la incertidumbre, el miedo, el cansancio y la desconfianza limitan nuestra capacidad de discernir de manera inteligente qué decisiones y prioridades debemos tener, para muestra solo hace falta ver la gran cantidad de compras de pánico que se realizaron hace unos días (Si, me refiero a las excesivas compras de papel higiénico).

Entonces, ¿Cómo enfrentar esta situación de manera inteligente?

Primero: Reconoce lo que estas sintiendo, eso significa fortalecer tu capacidad de distinguir tus emociones, en lugar de ser esclavo de ellas, simplemente nombrar los sentimientos nos da distancia de ellos, especialmente cuando son intensamente negativos.

Segundo: Cálmate, independientemente de lo que sucede a tu alrededor, una forma sencilla pero poderosa es usar la respiración, respira y forzar a tu mente a centrarse en el presente (mindfulness), haz un poco de actividad física, levantarte para descargar el estrés, caminar unos pasos calma el cuerpo y la mente.

Tercero: Distingue las diferencias entre juicios y hechos a tu alrededor, la mayoría de nosotros, por defecto, buscamos pruebas que apoyen nuestros peores temores e ignoramos el resto, pero al distinguir podemos dar un paso atrás y nutrir más nuestra perspectiva. Esto hace posible hacer una distinción entre las circunstancias que están sucediendo y las historias que nos podemos estar contando a nosotros mismo. Un hecho es algo que se puede verificar objetivamente, es incontrovertible y una historia es algo que creamos para dar sentido a los hechos, pero lo complementamos con fragmentos no comprobables.

Una vez que hayas realizado estos tres puntos, solo queda que te preguntes,
¿Cómo me ayudan mis pensamientos a construir lo que necesito para tener un día mejor?

Lic. Miguel Yáñez Olvera
Director Adjunto Franquiciatunegocio

Franquiciatunegocio #ILAF #BLog
@Franquiciatunegocio