Posted by: Equipo Franquiciatunegocio Comments: 0 0 Post Date: 8 junio, 2020

“Los nuevos comienzos a menudo se disfrazan de finales dolorosos.”

Lao-Tse

Estamos iniciando la apertura o re-apertura de nuestros negocios, en la búsqueda de revertir los estragos económicos que presentó el Covid19, pero mantener a nuestros colaboradores y clientes seguros en medio de la crisis demandará mucha atención y seguimiento, la mayoría de las recomendaciones de salud son sencillas:

  • Lavarnos las manos.
  • Usar correctamente el cubrebocas o mascarillas protectoras.
  • Mantener la sana distancia de 1.5 m.
  • Utilizar gel desinfectante constantemente.
  • Evitar tocarnos la cara.

Ahora debemos buscar una implementación exitosa, pero para lograrlo deben convertirse en normas respetadas permanentemente, así como rápidamente, y para conseguirlo se deben regular las conductas de incumplimiento, dado que nuestro espíritu latino tiende a llevar a la broma los comportamientos nuevos.

Para conservar saludables a los colaboradores y clientes durante esta etapa de reintegración, debemos decir que no solo dependerá de las nuevas prácticas que se dictan como usar máscaras, realizar controles de temperatura, lavarse las manos y mantenerse a metro y medio de distancia. Debemos conseguir que todos realicemos estas acciones, cada vez que sea necesario, durante el tiempo que dure la crisis sanitaria, esto es corregir e insistir en el cumplimiento a todos aquellos que vemos incurren en faltas o fallas en la ejecución de las normas.

Pero ¿por qué lo menciono?, por la misma razón que comentaba de nuestro espíritu latino, que dice que somos olvidadizos y muy malos para conversar este tipo de situaciones. En un estudio realizado por VitalSmarts de 1062 encuestados, 3 de cada 4 personas admiten sentirse nerviosas por el riesgo de infección al interactuar con otras personas. Y, sin embargo, 7 de cada 10 personas admiten evadir las conversaciones con terceros de lo que creen deben realizar para mantenerse sanos a sí mismos y a los demás.
Entonces a continuación te presentamos tres consejos, que se deben practicar de manera combinada, para conseguir un involucramiento colectivo que tenga altas probabilidades de inculcar un cambio significativo en tu negocio.

Prácticas para crear lugares de trabajo seguros

Di por favor y gracias:

La forma más rápida de crear y mantener el cambio es tener una responsabilidad desde 2 frentes, los colaboradores deben entender que no son simplemente responsables de acatar estas prácticas (el primer frente), sino también hacerles ver que son responsables de asegurarse que a su alrededor todos cumplan (el segundo frente). Debemos indicar a los colaboradores que, al observar una violación a estas prácticas, deben repetirles el protocolo adecuado, esto con un empático “Por favor”. Por ejemplo, “Por favor, use el tapete sanitizante antes de ingresar a la oficina.”

Es un desafío conseguir que las nuevas normas se recuerden, se debe compartir a todos los colaboradores que, al recibir una indicación de un tercero, sólo hay una respuesta valida: un “Gracias” y de inmediato realizar la corrección o acción de cumplimiento. Esto lo que trabaja es en romper con bloqueos o limitaciones de clima organizacional, estamos enfocados en “mostrar gratitud, no actitud”, recordando que las normas reducen el riesgo de contagio y evitan convertir nuestro espacio de trabajo en un infierno.

Realiza una dinámica diaria del check list anti-Covid19:

La razón de “check list anti covid19” es introducir patrones nuevos. A medida que los colaboradores ingresan a su lugar de trabajo, aprovechar ese momento para brindar nuevas experiencias de sensibilización de las normas que se deben seguir, esto a la par de poder llevar acabo la toma de temperatura, el llenado de cuestionario y demás actividades que hayas determinado implementar en tu organización, así como las que las autoridades solicitan.

Realiza inspecciones aleatorias:

Desafortunadamente “no obtienes lo que esperas, obtienes lo que inspeccionas”. Los líderes de los diversos departamentos que integran tu empresa deben anexar a sus listas de verificación, medir el cumplimiento de las normas. Pueden ser desde dar rondines por sus espacios de trabajo y registrar el correcto seguimiento de las normas y comportamientos. Anotarlo los primeros días y según los resultados registrados determinar si aumentas o disminuyes el seguimiento.

Siempre el iniciar nuevas rutinas pueden volverse incomodas en un inicio para los colaboradores e inclusos para algunos líderes, en especial porque son comportamientos que no fueron concertados, pero como director debes hacerles ver que estos son tiempos inusuales y si queremos mantener a todos seguros y saludables, la gente tiene que realizar acciones fuera de sus zonas de confort.

Tal vez parezcan pocos puntos, pero cada uno de ellos debe ir acompañado de diversas acciones, que aumentan la complejidad, y exigen una coordinación de diversos departamentos desde recursos humanos, jurídico, finanzas y la dirección misma de la empresa, pero nunca pierdas el foco de que la buena salud de nuestros colaboradores se traduce en la salud para nuestro negocio, agregar y abrazar de manera positiva las nuevas disposiciones representará certeza en la supervivencia en estos momentos, la paulatina recuperación y el éxito de tu empresa a largo plazo.